Translate

domingo, 16 de junio de 2019

16 de Junio


Hola lectores,

En esta noche oscura de Junio me presento ante ustedes, desnuda y desamparada, un alma abierta a las tinieblas de la vida. Después de un largo tiempo sin estar presente en el Blog, gustaría de llevarlos una vez más de paseo por los pensamientos que rodean al viento y que se posan dulcemente sobre  la hiel que hace que nuestros días se aclaren con el sol de lo que será, de una posible mañana tranquila de primavera que hace que la aurora nos arrulle con su suave cantar.
De la vida nos llevamos lo que tomamos de ella, las cosas buenas, las malas, las grises y algunas que ni siquiera nos pusimos a pensar por qué las queremos cargar. Finjamos por un breve momento que si sabemos, que somos racionales, que elegimos con decisión que sostener y que no. Les quiero preguntar, ustedes están conforme con lo que eligieron? Alguna vez abrieron la mochila que acarrean y se pusieron a ver lo que eligieron y si es que realmente lo hicieron así ?
Cada tanto me pregunto si todo lo que cargo lo puedo desechar, si eso es lo que realmente me mantiene en el mismo lugar, así como el capitán de un barco de la orden de bajar el ancla para dejarse mecer por las olas. Podremos recoger el ancla que llevamos a cuestas y dejarnos navegar a la deriva?
Hace ya algún tiempo me senté en un lugar tranquilo de mi existencia, y decidí sincerarme con migo misma, abrí la mochila, extendí todo su contenido sobre las tibias nubes y re descubrí un pedazo de mi que pensé que había perdido hace mucho tiempo.
De todas las cosas que encontré, hice una lista de las que quería desechar, botar al espacio para no saber de ellas nunca más. Las nubes, las cuales cargaban todo el peso, parecían sentirse más ligeras, y pomposas.  Pensé que se veían lindas y cálidas. Las quise tocar con mis dedos, pero cada vez que me agachaba para tratar de rosar mis dedos en ellas más lejos se encontraban. Supuse que querían jugar, después de todo volvían a estar más livianas, más jóvenes, más blancas, más puras, más pomposas y juguetonas. Así que intenté otra vez, y otra y otra, pero dejó de ser divertido. Decidí sentarme a verlas, admirarlas a lo lejos, como en una especie de pintura, donde se reflejaban los colores de la alegría o eso creo que era. Con el pasar de los minutos ellas parecían desaparecer, ya no eran mis nubes, no me pertenecían.
Sentada bajo el árbol de la vida misma, traté de recordar la razón por la cual llené mi mochila y no pude recordar. Todo era oscuro y frío, así tal cual decía mi abuela que era la muerte.
El tiempo me demostró que esa mochila estaba cargada con recuerdos y ellos por más dolorosos o cálidos que fueran me hacían ser la persona que era o que fui. Me paralicé.
Llamé a las nubes con gritos ensordecedores y les imploré su ayuda. Les entregué mis lagrimas a cambio de un favor, que volvieran a cargar con el peso de lo que debía volver a cargar en la mochila.
Las nubes me miraron y con un gestó que no logré comprender del todo asintieron y tras cargar todo el peso de nuevo, comenzaron a mofarse de mi. Todavía no encuentro el por qué, pero igualmente estoy feliz de ser quien quiero ser.

...

Espero esta noche oscura, se vuelva luz y que compartan con el mundo la calidad de sus corazones como las estrellas que nos gustan observar. Reconfortemos nuestras almas con el abrazo de los que nos rodean, los que están y los que siempre estarán en nuestros recuerdos.
Esta noche, los abrazo y los lleno de besos.

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Un mundo de sensaciones

El tronco, inocente e iluso, se queda maravillado de la chispa, de la luz que ésta genera, su brillo, su delicadeza, sin saber  lo que le depara.
El tronco se prende, arde, se consume lentamente, hasta seguir emanando calor, ya no como madera, sino como ceniza. 
La ceniza, cansina, blancuzca y polvorienta, es acunada suavemente con la dulce brisa proveniente del fin del mundo. Brisas frías, si las hay, pero llena de vida.
La ceniza se dispersa, se pierde en la inmensidad del universo, choca con cada uno de nosotros y luego sigue su curso con normalidad. Ella no se percata de lo que hay a su alrededor. La ceniza lo es todo y no es nada. 
Es el final de algo, y el comienzo de otra cosa.

Seamos como el tronco, la ceniza y la brisa. 

La infinidad de un mundo de sensaciones.


martes, 11 de diciembre de 2018

Digamos lo que queramos

El año está terminando y que mejor que despedirlo empezando con una nueva sección en el blog! 

Pero antes de ello, me gustaría dedicarles unas palabras.

Sé que no he estado activa, de la manera que me hubiera gustado, pero bueno..... Parece que las cosas nunca salen como yo quisiera y aunque es cierto que el blog lo hago por el sólo hecho de hacerlo y compartir con ustedes las cosas buenas y malas que pasan por esta enredadera que tengo en la cabeza, algunos de ustedes me han estado dejando mensajes privados preguntando cuándo iba a a volver a escribir y aunque los he leído, no me he atrevido a contestar. Pero aquí les va: No sé!! Suena mal, lo sé, pero como dice el dicho"Quien avisa , no traiciona", y es que para mi ustedes son amigos, de carta, de correo, de e-mail, amigos virtuales, pero amigos en fin! Y es por ello que he decidido abrir una nueva sección en el blog, donde voy a tratar de dejarles a diario, una reflexión, un pensamiento, o tan sólo algo que quiera compartir con ustedes. Quien dice y hasta se me prende la lamparita de nuevo!
Todavía no he decidido que nombre ponerle a la nueva sección , así que quien quiera aportar ideas será bienvenido!

Y ahora si, a lo que vinimos....

Junto con la nueva etapa en el blog, he estado pensando en cambiar un par de cosas del mismo, aunque todavía no estoy muy segura sobre ello, pero he decidido que me gustaría ir mutando con ustedes, después de todo éste es un blog para mutar. Así que les propongo, que me dejen sus opiniones de lo que quieren ver en el blog y juntos vayamos mutando. Que no les dé vergüenza escribir un comentario o mandar un e-mail. Saben que me encanta recibirlos ! y además me encantaría que podamos ser más que sólo lectores, quiero que seamos una comunidad de disparatadas enredaderas , que compartan lo que les gusta y lo que no, que se formen reales amistades y por último, pero no menos importante, que digamos siempre lo que queramos!! 
Quiero que sean libres de decir y trasmitir lo que quieran, siempre de forma respetuosa y nunca ser censurados !

Ahora si, me despido con un beso y un abrazo. 💋

Sean libres!!

viernes, 11 de agosto de 2017

Para los lectores

Hola a todos mis queridísimos lectores, los he estado extrañando demasiado. Sé que hace mucho que no estoy subiendo nada al blog y es que he estado entre ocupada y bloqueada jajajaja Al parecer se me han acabado las ideas, la inspiración o la imaginación, la verdad que ya no sé. Lo que si sé, es que voy a seguir escribiendo, porque es lo que más me gusta hacer, y aunque no lo haga muy seguido espero que tengan ganas de seguir a mi lado, acompañándome con cada historia, cada cuento, cada relato, cada corazón roto y cada locura que puedan llegar a encontrar en el blog.
Además les recuerdo que todavía sigue en vigencia " Historias a la carta ", así que cuando quieran me pueden mandar un mensaje o dejar un comentario pidiendo algo en especial y encantada lo crearé, y de paso me ayudan a salir de éste horrible bloqueo.
Bueno , ya no los aburro más; espero esperar sorpresas de ustedes y de mi.

Hasta la próxima!!

Nada

Del cielo caían gotas, que se esfumaban con el tiempo, que dejaban a su paso el recuerdo de tu aliento, y aunque de ti sólo se trataba, traían con sigo un poco de luz a mi mirada.
Hace ya tiempo que el frío se fue, y que la luz volvió, pero siguen quedando semillas guardadas en mi corazón. Con el tiempo se marchitan, como nuestro amor, aunque no todo lo que vislumbras  realmente padece en tu corazón.
Me siento dormido, aletargado, entre el otoño y el infinito, entre un tu y un yo que son un nosotros y no son nada.
Estoy al borde del abismo y tu sigues sin hacer nada.

jueves, 23 de marzo de 2017

Bordo, el color de la sangre.

La luz de la entrada se encontraba encendida, la puerta parecía no estar trabada y la alfombra de bienvenida tenía un dejo de espanto impregnado en ella. Era como la escena de una película de terror de baja calidad, en donde ya uno sabe, que en el momento en que el protagonista traspase esa puerta su muerte será anunciada.
Me acerqué con pasos silenciosos y decadentes, siempre sabiendo lo que iba a encontrar del otro lado.
Al empujar la puerta, ésta chirrió, y como en una película la sangre estaba desparramada por toda la entrada. Las pequeñas gotas rojas daban cuenta del inicio de lo ocurrido. Avancé tanto como pude, siempre siendo consiente del carmín que decoraba las paredes de mi casa, como si de una obra de arte se tratase.
Al llegar al living me encontré con lo que tanto había temido, el cuerpo de un extraño se encontraba recostado sobre mi roído sillón en una posición fetal, sosteniendo con sus manos sus rodillas; como si con eso pudiera solucionar algo. La sangre había teñido la tela del sillón de un color bordó intenso, que extrañamente hacía juego con el tapiz gris en el que se encontraba disperso. La imagen no podía ser otra cosa que una obra de arte hecha con el alma verdadera del artista, con un sentimiento que sólo se puede encontrar en una persona pura como el arte mismo, un sentimiento que sólo quien lo perpetúo puede entenderlo.
Después de contemplarnos a los dos, decidí limpiarme la sangre que había quedado en mi cara por culpa del forcejeo del hombre al tratar de escapar de lo inevitable  y procedí a escribir. Tardé toda una noche, en poner en palabras lo que había sentido, lo que había hecho y sobre todo, me tomé el tiempo necesario para recordar paso a paso lo que había ocurrido,
Había descubierto la técnica perfecta, para crear la escena cumbre de mi nueva novela.


lunes, 6 de marzo de 2017

Deja de pensar en el pasado, porque el remordimiento de lo que podría haber sido y no fue te va a devorar lentamente, hasta que lo único que quede de ti sean cenizas.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Cuando me anamoré

Las gotas caían sobre el sofá de forma lenta, rítmica, y seductora. El suelo estaba apenas mojado, pero sabía que esto no era todo.
El aire acondicionado empezó a tirar aire caliente, y en comparación con el calor que hacía fuera del apartamento era frío y refrescante.
Las manillas del reloj empezaron a ralentizar su marcha, de forma desganada y jocosa, su bambolear sensual comenzó a ser cadencioso y lento, casi imperceptible.
El agua me estaba mojando los pies, las paredes se sentían más frescas, creo que era lo que necesitaban.
La televisión todavía me hablaba, pero no estoy segura de lo que me estaba diciendo, sus palabras se juntaban, se amontonaban en un sonido sordo, y adictivo.
Tenía mucho calor, no importaba cuanto me remojara mientras estaba sentada en el sofá del comedor, seguía haciendo calor, demasiado calor. Prendí el ventilador, y comenzó a formarse un tornado, le siguieron las olas, y por último un tifon.
Mi apartamento ya no me pertenecía, había perdido el control, el agua me controló.
Mi madre tiene razón, no puedo controlar mi magia cada vez que los sentimientos me sobrepasan. 

16 de Junio

Hola lectores, En esta noche oscura de Junio me presento ante ustedes, desnuda y desamparada, un alma abierta a las tinieblas de la vida....