miércoles, 7 de enero de 2015

Corre




Corre, corre, corre, es lo único que me digo a mí misma. Lo único en lo que me puedo concentrar.  Lo único que sé hacer.
        Mi vida se basa principalmente en correr de un lado a otro, de escapar, de tratar de no ser atrapada y llevada a un mundo irreal, un mundo sin sentido. Sin mi sentido.
        Quizás la percepción de la realidad no sea la misma para todas las personas, o quien dice sí. La única diferencia que nos separa a mí de los demás  es que yo corro, me escapo. Y no por eso soy más valiente. Yo simplemente trato de no ser llevada a un mundo irreal.
        Mientras la gente pasa a mí alrededor, me miran. Me miran como si fuera un ser extraño, como si tuviera algo en mi cara o en mi cuerpo que ellos no aprobaran, como si fuera de otro mundo. Un mundo en el que ellos nunca estuvieron y al cual muchos no van a llegar. No porque no quieran, sino porque no pueden.
        No pueden, simplemente, no pueden.
        Las miradas de los demás ya no me lastiman, no me tocan, no me afligen. Porque yo, estoy  sobre ellos, encima de todos y debajo de nadie. Y nadie es mi compañero. Ese con el que siempre puedo contar, mi todo.
        La vida no es fácil para alguien como yo, que corre y corre, y se escapa, para tratar de no ser agarrada y llevada a un mundo irreal, un mundo sin sentido. 
        Mi mundo solamente tiene sentido si me quedo donde estoy.
        Hay días en los que me aburro, en donde trato de conversar con alguien y no me responde. No me molesta. No necesito que me contesten.
        Yo, se la respuesta de todo. Yo lo veo todo y tú no me ves.
        No me ves porque no puedes, y aunque pudieras no querrías hacerlo, no realmente. Tu sueñas con migo, con mi voz, mi tacto, mi persona, mi todo, tu todo. Eso que hace ya tiempo perdiste. Me perdiste. Y yo, te perdí, los perdí a todos, y los volví a encontrar, pero nunca los recuperare. No porque no quiera, sino que ya no puedo.
        Todos los días te busco, te encuentro, y te acompaño. Paso la mayoría de mi tiempo, tu tiempo, con vos, disfrutando y aborreciendo cada minuto que pasa, cada conversación perdida. Pues aunque yo sepa todo, tus expresiones, tus palabras y el tono de tu voz me hacen falta, mucha falta. Ya no me conformo con ser tu sombra, una sombra clandestina.
        Mi vida se basa en cuidarte, y estar con vos todo el tiempo que pueda, ya que una vida, tu vida, no es suficiente tiempo. Al mismo tiempo yo corro, corro de un lado a otro, escapo, trato de no ser atrapada y llevada a un mundo irreal, donde tú no existes y yo no soy nada.
        Todos son nadie y nadie es nada.
        Solamente el día en que tu vida se acabe, la mía hará lo mismo, si es que a esto se le puede llamar vida. Cuando eso ocurra, los dos nos transformaremos en nadie, en nadie y luego en nada.

        Aunque tú pienses que falta mucho, para mí los días pasan demasiado rápido a tu lado. Y el tiempo se acorta. Tu tiempo, mi tiempo, para volver a estar juntos se esta acercando.



Espero les haya gustado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Estoy esperando escucharte!
Gracias por comentar. <3